Bien sabemos que el 2018 ha estado lleno de cambios, especialmente en lo que se refiere al mundo digital: algunos a mejor, otros a peor. Sin embargo, aún no lo habéis visto todo; queda la guinda del pastel: un último y estrepitoso escándalo que hará que el 2018 se despunte como el año más rocambolesco que podemos recordar (aunque para qué recordar, teniendo a San Google), el año en que el reinado de Facebook terminó. Sí, nosotros también hemos sentido un escalofrío.

No olvidemos lo sonado que fue el tema de Cambridge Analytica, todo aquello de la venta de datos a terceros o las ya habituales fake news, que dejaron de impresionarnos hace mucho. ¡Ah! Pero ya hemos escarmentado con la archiconocida plataforma: nunca dejará de sorprendernos pues, cuanto más conocemos de sus tácticas y políticas con los datos, más nos hacemos a la idea de que nos conocen hasta la médula.

Bueno, ya puestos en antecedentes, entramos en materia. Mejor sentaos, porque el RGDP ataca de nuevo y esta vez nos deja K.O.. El día 21 de noviembre de este mismo año, el Senado aprueba una serie enmiendas respecto al temible RGDP que aclaran que los partidos políticos podrán recabar datos desde fuentes públicas, incluyendo redes sociales, para poder crear perfiles ideológicos de la población y poder enviar, de este modo, propaganda electoral. ¡Sintámonos únicos! Un panfleto político hecho especialmente para ti te perseguirá como los kilos de más en Navidad.

Por lo visto, según el borrador de esta nueva ley, los partidos políticos solo tendrán que pedir a Facebook, entre otros gigantes de Internet, los datos que les interesen para crear dichos perfiles: lo cual abarca ese sinfín de clicks que hagamos en plataformas, juegos y aplicaciones móviles. Cualquier partido político de reciente aparición, y no tan reciente, podrá tener acceso a todos esos datos, incluidos los de aquellas inocentes partidas que echabas al Candy Crush en el Metro… no, no no, ¡especialmente en esas inocentes partidas del Candy Crush! Y es que los expertos en psicometría podrán ver más allá de los clicks y traspasar nuestra alma, conociendo así datos fundamentales como el impulso consumista, el nivel de estrés en el que te encuentras determinado día de la semana, si juegas solo o acompañado…

El Senado aprueba una ley para crear perfiles políticos basándose en tus partidas del Candy Crush. Agencia de Marketing Digital

Ante estos hechos, multitud de asociaciones civiles y expertos juristas recalcan que este es un uso torticero del nuevo Reglamento General de Protección de Datos. Asimismo, reclaman la derogación de tales enmiendas de forma inmediata, pues semejante intromisión de los partidos políticos en la vida íntima de las personas es un despliegue de falta de principios y prácticas oscuras subyugado al mantra del “todo vale”.

Pese a todo lo anterior, tampoco nos pilla de sorpresa este asunto. No olvidemos que prácticas similares a las mencionadas fueron las que llevaron a Donald Trump a la Casa Blanca: analizando perfiles ideológicos de los votantes de su rival, Hillary Clinton, para lanzarles mensajes personalizados a través de Facebook, Instagram y otras redes sociales que la desacreditaran.

Está claro que, una vez más, la realidad supera la ficción, llegando a tener la apariencia de una broma de difícil digestión. Será necesario esperar a ver cómo se desarrollan estos hechos. Mientras tanto y hasta que os comuniquemos nueva información, vigilad muy bien vuestros clicks en el Candy Crush.

Privacy Preference Center

Cookies propias

Se usan para saber si ya aceptaste nuestras políticas y para servir más rápidos los contenidos.

PHPSESSID, etBloomCookie_optin_1, gdpr

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros en las que se almacenan externamente para conocer tus usos de navegación.

NID, _ga, _gid
NID, _ga, _gid

Close your account?

Your account will be closed and all data will be permanently deleted and cannot be recovered. Are you sure?